✨¡Bienvenida a tu casa cohete! 🚀

LA CLAVE PARA VIVIR ALIENADA CON TU ESENCIA

Nieves, soy yo casi en la totalidad de lo que contabas.

Salvo XXX, por lo demás, parecía que estuvieses viviendo conmigo y contándome cómo soy y cómo actúo. Qué pasada. Voy a ir cogiendo pinceladas de todo lo escuchado para remar a mi favor.


Esto me lo escribió Merche después de conocer su signo dentro de Vermú.


Cuando leo estas palabras me pregunto, ¿qué magia es esta que en 15 minutos puedo describir a alguien como si estuviese viviendo con ella?


No es magia.


Primero: estás tan acostumbradas a ti mismas que te cuesta describirte y todavía más poner nombre a tu mundo interior.


Lo tuyo es lo normal y lo vives como si fuera lo que todos viven. Lo que necesitas te parece obvio y lo que te cabrea también.


Por nuestra naturaleza, nos cuesta ver más allá de nuestras narices.


Segundo: la astrología observa y escucha a los humanos desde hace miles de años.


La rama de la astrología que se encarga de entender lo que vibra en las cabezas terrícolas (psicológica-evolutiva) nace de la mano del trabajo de antropólogxs, psicólogxs, psiquiatras, filósofxs.


No es magia.


Pero se confunde con magia (blanca, negra, roja, rosa, amarilla).


Y ese carácter mágico rodea la astrología de miedos y supersticiones. A veces me dicen “no quiero hacer la lectura de carta natal por miedo a que me digas algo malo“.


A ver, que no.


La astrología psicológica-evolutiva no juzga: tú no eres buena ni mala


De hecho, sostiene que naces en el momento perfecto para llevar a cabo eso que has venido a hacer en esta vida de carne y hueso.


¿Eres de las que le echas la culpa a Mercurio Retrógrado?

¿Crees que hay signos malos?

¿Crees que lo que te pasa es fruto de tu signo lunar?

¿O de Plutón en no se qué casa?

Las astroexcusas te pueden hacer sentir mejor pero no cambian nada y por eso tronca, no me darías pena ni aunque tuvieses la carta del mismísimo dimonio endimoniao.


Mira, la energía que te impregnó en el momento de tu nacimiento no puedes cambiarla.


Pero puedes conocer tu firma energética y cambiar el nivel de consciencia con el que vives tu vida; sacarle partido.


Igual que Merche, puedes conocerla para remar a tu favor.


Y para poner palabras a tu mundo interior.


Desde ahí, estoy segura de que será más fácil alinear tu vida con lo que eres.